5 consejos para climatizar las viviendas de forma sostenible

Parece que hoy es impensable imaginar una vivienda o un espacio de trabajo sin aparatos de aire acondicionado. Pocos años atrás la climatización se llevaba a cabo en las viviendas a través de la propia construcción o mediante unos pequeños gestos que aún hoy repetimos de forma automática, sin tener certeza del motivo por el cual lo hacemos. Gestos como ventilar las estancias, bajar las persianas, enrollar los toldos, todos ellos vienen del uso tradicional y popular de cada región que con el paso de los años ha conservado lo que hoy se conoce como sistemas pasivos o de consumo cero de acondicionamiento de la vivienda.

En este post queremos hacer una recopilación de esos gestos o hábitos que van a hacer que reduzcas la necesidad de aparatos energéticos de climatización y con ello, el consumo energético de los mismos.

1-. Airear los espacios en momentos de más bajas temperaturas

La aireación natural de los recintos, forma parte de las costumbres esenciales para limpiar el aire de olores, partículas y eliminar humedad. Además de tratarse de una práctica habitual a la hora de limpiar los ambientes se consigue climatizar los espacios con consumo nulo. Se aconseja abrir puertas y ventanas, en los momentos en los que el sol ya no alcance directamente la vivienda o se registren las temperaturas más bajas del día.

2-. Evita generar focos de calor

Los aparatos electrodomésticos de las viviendas son focos generadores de calor. Si quieres reducir al mínimo el consumo energético destinado a climatizar tu vivienda reduce al mínimo la actividad en los momentos más cálidos del día, de otros aparatos generadores de calor, como puede ser, cocinar con el horno, planchar…

3-. Evita el soleamiento directo en el interior de las viviendas

Emplea elementos de protección solar para evitar que el sol entre en el interior de las estancias. Tradicionalmente los elementos de protección han sido, persianas, cortinas, parasoles, voladizos… Si reduces el calor que entra en las estancias estarás reduciendo la cantidad de energía necesaria para compensar ese calor. Gestos tan habituales como bajar las persianas en los momentos de máximo soleamiento, o cerrar las celosías de las ventanas ayudan a climatizar los espacios con el mínimo consumo.

soleamiento directo

Para reducir la demanda de energía al climatizar evita el soleamiento directo.

4-. Conoce la orientación de tu edificio o vivienda

Pueden variar notablemente las exigencias de climatización de una vivienda en función de su orientación. Las viviendas o edificios cuya orientación sea sur, reciben más horas de sol a lo largo del día, frente a las viviendas orientadas a norte. Del mismo modo, el ángulo de inclinación de los rayos solares variará en función de la estación del año y el momento del día.

Es importante conocer cuál es el comportamiento particular de nuestras casas, para llevar a cabo esos pequeños gestos que nos ayudarán a climatizar convenientemente nuestras viviendas.

5-. Climatizar desde las terrazas o balcones

Si dispones de terraza o balcón pon plantas y vegetación. Al regar las plantas se evapora parte del agua de las mismas consiguiendo así que se reduzca la temperatura ambiente.

En el caso de las plantas trepadoras sobre paredes o celosías, la capa vegetal actúa como un aislante térmico del edificio, lo que hará que sea menos al calor que se transmita al interior de las viviendas.

Seguro que después de haber leído esto, cuando pasees por alguno de los pueblos de nuestra geografía observarás con otros ojos esas casas que tienen persianas de madera echadas en las puertas de entrada, los patios andaluces llenos de plantas, las contraventanas de madera cerradas… Todo ello gestos, muy sencillos y que provienen de muchos años atrás, que hasta hace pocos días han servido para reducir al mínimo la demanda de climatización de la vivienda de manera natural y sostenible.

Recommended Posts

Deja un Comentario