Áticos, ¿por qué son considerados las mejores viviendas del edificio?

En este artículo vamos a estudiar objetivamente por qué los áticos son las viviendas con mejor consideración dentro de un edificio.

Viviendas en última planta

Inicialmente podríamos hablar de su ubicación en altura. Todo el mundo es conocedor de que las viviendas más altas son las que tienen más valor, por las vistas lejanas y por la ausencia de ruido de la calle. Los áticos se encuentran siempre en la planta más alta de un edificio, eso ya le confiere cierta diferenciación con respecto al grueso del resto de viviendas ya que, en un edificio de aproximadamente 30 viviendas y diez alturas, podremos encontrar un máximo de 2 o 3 áticos. La altura tiene en consecuencia un doble valor, el mero hecho de la altura, y la limitación de viviendas que se encuentran en última planta.

Áticos, siempre con terraza

Aunque su ubicación en última planta parezca un hecho obvio, existen viviendas en última planta que no responden a las características propias de los áticos. Es muy habitual en la tipología de edificio de ensanche de los años 60’s y 70’s encontrar edificios rematados con terrazas comunitarias en última planta cuyas viviendas de última planta no difieren en absoluto al resto de plantas, por lo que no se consideran áticos. Además de la ubicación en los niveles más altos es imprescindible que vaya acompañada la vivienda de una generosa terraza.

Estas terrazas, además de ser generosas han de ser contiguas y estar bien comunicadas con la zona de estar de la vivienda para su disfrute. Si se encuentran en plantas diferentes o con dificultades de acceso le restaran valor al conjunto de la vivienda.

Vivienda con dimensiones

Y no sólo dispondrá de una terraza generosa, sino que también de una arquitectura y espacio diferenciado y más amplio que el resto de viviendas del edificio.

Generalmente es el planeamiento el que obliga que en las últimas plantas de un edificio se lleven a cabo retranqueos de fachada. Lo que en principio es una obligación legal hace que estas viviendas dispongan de esas terrazas que las caracteriza, así como de una distribución diferente al resto del edificio y que se ajuste a sus necesidades particulares.

Áticos en bajo cubierta

También como consecuencia de la normativa urbanística de cada suelo, podemos encontrar áticos con estancias que ocupan el bajo cubierta. Se trata del espacio que está directamente a continuación de cubiertas inclinadas. En estos casos las ventanas se resuelven en la misma cubierta inclinada y aunque esto en ocasiones no resulte del todo grato, la particularidad de estos espacios también es considerada como un aspecto diferenciador del ático frente a otras viviendas.

 

Años atrás gran parte de viviendas de porteros de los edificios plurifamiliares se encontraban en la última planta. Se trataba de viviendas pequeñas con carencias de confort debido a la escasez de aislamiento y que aún disponiendo de terrazas en la misma planta no hacían uso de ella como bien común que es. Esas viviendas tan denostadas han pasado a ser consideradas en los edificios más recientes viviendas valoradas y solicitadas. Han resuelto, al igual que en el resto del edificio las condiciones óptimas de confort, se han apropiado del uso de las terrazas mediante herramientas legales y se ha conseguido así convertirlas en las mejores viviendas de todos los edificios.

¿Quién no se ha imaginado alguna vez desayunando un domingo en la terraza de un buen ático?

Recommended Posts
Showing 2 comments
  • Ines Pérez
    Responder

    Hola buenos días.
    Estaba interesada en recibir información de los pisos que tienen en gandida ya que estoy buscando por la zona

    • Attikos
      Responder

      Hola Inés, nos pondremos en contacto contigo para ofrecerte más información acerca de nuestra promoción Attikos-Gandía. Gracias por contactar.

Deja un Comentario