Ciudad de Río y las Olimpiadas 2016

Son múltiples las noticias que han surgido recientemente acerca del estado de las infraestructuras de las Olimpiadas de Río 2016. La falta de recursos profesionales, económicos y organizativos ha conllevado que días antes del comienzo de los Juegos Olímpicos de 2016 queden obras pendientes de finalizar, como son las viviendas o complejos residenciales en donde han de residir los jugadores, así como otras infraestructuras de transporte e instalaciones deportivas.
 

Problemas en la Villa Olímpica

Hace no más de dos semanas la delegación australiana tomó la decisión de abandonar la Villa Olímpica por las condiciones en que se encontraban los apartamentos de los deportistas. Problemas de fontanería, electricidad, escapes de gas y la falta de limpieza hacían los apartamentos inhabitables. Incluso tuvieron que ser evacuados por un incendio ocurrido en el sótano de un edificio. Algo similar le ocurrió a la delegación de Argentina, que no pudo ocupar las cinco plantas que tenían reservadas para sus deportistas.
Responsables de la organización afirman que en un complejo residencial de 31 edificios y 3.600 apartamentos puede ocurrir que algunos de estos apartamentos no estén como deberían por la envergadura del proyecto.
 

La ciudad tras las Olimpiadas

Pero cuál es el impacto que tienen unos juegos olímpicos para un país como Brasil.

deportistas olimpicos

Deportistas olímpicos entrenando junto a barrios de extrema pobreza

Va a ser la primera vez en la historia de unos Juegos Olímpicos que se realicen en un país con problemas financieros. Normalmente, las crisis llegaban después de concluidos los juegos, y en este caso el país se encuentra en una situación de endeudamiento por lo que será mucho más difícil afrontar ese panorama futuro, con un montón de infraestructuras que ha de mantener, viviendas por absorber el mercado inmobiliario y una situación económica del estado muy inestable.
Brasil ganó la sede de los Juegos Olímpicos 2016 con su economía en auge. La expectativa del Comité Organizador de Río era ingresar 1,000 mdd. Sin embargo, tiene que desarrollarlo en mitad de una crisis, la devaluación del real reduce la perspectiva de ingresos a 470 mdd. Esta situación de crisis en el país organizador ha llevado al gobierno a recortar el presupuesto del evento, hasta en 10%.
Analistas económicos reconocen que un evento de esta envergadura en la situación de recesión que vive Brasil conllevará más riqueza en pocas zonas, por lo que la población no sentirá mejoría y Río será una ciudad de mucha desigualdad.
 

Alquilar una vivienda durante las Olimpiadas

Mientras en país está sumergido en una situación caos con múltiples huelgas y manifestaciones debido a que gran parte de la población acusa al gobierno de que el dinero en su totalidad está destinado a los Juegos Olímpicos. Existen algunos sectores económicos que aprovechan este evento deportivo para mejorar sus ingresos, es el caso de las inmobiliarias que trabajan con alquileres de lujo. La demanda de viviendas de alto standing ha aumentado en los últimos dos años siendo sus principales clientes jeques árabes, ciudadanos rusos, empresarios y personalidades de estado de diversos países.
En función de los barrios en donde se ubique o bien las características propias de la vivienda, los alquileres pueden estar alrededor de los 3.500€ el día.
En el barrio de Ipanema, uno de los más conocidos de Río, un alquiler de una vivienda puede rondar los 2.800 € al día aproximadamente, encontrándose la ocupación casi al 100%. En Barra de Tijuca el precio está alrededor de 3.300€. Y en el barrio de Joá, uno de los más exclusivos de Río de Janeiro, un alojamiento bien equipado, con seguridad incluida, puede salir por 5.500 euros al día.
 

Ciudades que renuncian a las Olimpiadas

Un caso totalmente opuesto es el que se ha dado en Suecia, país que ha renunciado a celebrar los Juegos Olímpicos de invierno con la finalidad de poner en marcha políticas de inversión en vivienda. El consejo municipal de Estocolmo analizó detenidamente los costes que supondrían la celebración del evento. Concluyeron que sería demasiado alto y no tendría sentido mal gastar el dinero de los contribuyentes en celebrar ese evento deportivo.
 

El futuro de Río de Janeiro

El futuro de Río, el aprovechamiento de sus infraestructuras, el mantenimiento de los complejos deportivos, la ocupación de las viviendas fruto del desarrollo de estas olimpiadas estará por venir, pero difícil tarea resultará en un país sumido en una acentuada recesión económica y con tanta desigualdad social.

Recommended Posts

Deja un Comentario