Peatonalización, un fenómeno imparable

Con la llegada de la Navidad muchas son las ciudades y municipios que apuestan por la peatonalización de sus arterias principales. Esta es una tendencia que ya está implantada de forma ordinaria en importantes ciudades de todo el mundo.

La necesidad de contar con espacios públicos accesibles y de mejor calidad que permitan que las ciudades sean lugares más agradables para vivir, han llevado a las ciudades a desarrollar proyectos de rediseño urbano centrados en la seguridad de los peatones y en construir más infraestructura ciclista para potenciar los desplazamientos sostenibles. A su vez, esta estrategia se refuerza desde el punto de vista comercial, con el incremento de la afluencia de gente a los entornos urbanos peatonalizados, y por tanto un incremento de ventas en los comercios y servicios de su entorno.

Peatonalización de ciudades relevantes

En NY, en el 2007, el Departamento de Transportes de esta ciudad impulsó un plan para replantear el tráfico vial de los automóviles proyectando la peatonalización, así como la introducción de carriles seguros para ciclistas y zonas con límite de velocidad. Se comprobó tras unos años de experiencia que habían descendido enormemente los accidentes de tráfico de peatones, y la percepción de la calidad de vida de los vecinos había mejorado. Uno de los espacios que hoy más trascendencia ha tenido de NY es la peatonalización de Broadway que llevó un descenso de un 35% de los accidentes de tráfico y supuso un aumento de la actividad socio cultural en la calle.

broadway-peatonalizacion

Imagen del antes y el después de la peatonalización de Broadway, una de las avenidas más conocidas y de máxima afluencia de New York

En Berlin la medida se ha planteado para 2019. Lo que se está proponiendo es que una de las avenidas principales de la ciudad sea libre de automóviles privados y esté abierta exclusivamente a los peatones, ciclistas, el transporte público y de carga/descarga. Se trata del boulevard de Berlín con una extensión de kilómetro y medio, entre la Puerta de Brandenburgo y el puente Schlossbrücke.

Paris, en su lucha por reducir el tráfico rodado apostó años atrás por la reducción de velocidad en muchos barrios de la ciudad. En los últimos años en celebraciones especiales se ha atrevido con la peatonalización de la Avenida de los Campos Elíseos que se ha visto invadida de peatones y ciclistas que no quisieron perder la oportunidad de disfrutar de la ciudad desde el punto de vista del viandante.

La ciudad de Amsterdam es por todos conocida como la ciudad con mayor número de ciclistas y peatones en sus calles. Esto se debe a las estrategias comprometidas por parte de las administraciones por las cuales se adapta el espacio urbano y se fomenta el uso de bicibletas o la movilidad en trasporte público. Y en esa línea sigue trabajando, al igual que lo hacen otras capitales como, Oslo, que se ha comprometido a expulsar completamente los coches del centro para 2019, o hacia la alemana Hamburgo, que planea hacer lo propio para 2034.

Copenhague cuenta con el privilegio de tener la calle peatonal más larga de toda Europa. En este entorno peatonal se encuentran varias calles junto con su arteria principal, que unen la Plaza del Ayuntamiento con otras relevantes de su centro histórico, y que hacen de ese lugar, un espacio urbano ideal para el recreo y la actividad comercial.

España también tiende a la peatonalización

En España tenemos ciudades como Santiago que en 2015 pusieron en marcha el Plan Integral de Movilidad, por el cual se peatonalizaban calles del centro de la ciudad para priorizar las formas de movilidad más saludables y limpias para el medioambiente, enfocándose en aquellas que utilizan menos espacio público para su desarrollo. Permitiendo así un mayor uso y disfrute de las calles por sus ciudadanos y visitantes.

Ciudades como Oviedo apostaron ya en el 2011 por la peatonalización de calles de su centro histórico, y siguen manteniendo esta estrategia de descongestión urbana y de movilidad sostenible.

Y como no podía ser de otra manera esta tendencia ha llegado a Madrid capital en estos días de Navidad. La transformación de calles del centro a peatonales, como ya ocurrió en Arenal o Fuencarral, inicialmente levanta fuertes críticas, pero parece que responde a una tendencia global muy fuerte e imparable. En esta ocasión la arteria principal que se propone peatonalizar es la Gran Vía de Madrid. Con el tiempo veremos si esta estrategia, aplaudida por unos y criticada por otros sectores transciende y se consolida dando lugar de este modo a que Madrid se posicione también como una de las ciudades del mundo que apuestan por este tipo de transformaciones urbanas.

Transformaciones urbanas que restan espacio a la circulación de vehículos privados, para ganar en calidad de vida del entorno urbano del peatón que lo visita. El tiempo dirá.

Recommended Posts

Deja un Comentario